Es posible que el nombre de Fitzpatrick ya te suene o quizá no. En este caso te diré que fue un dermatólogo estadounidense al que se le ocurrió la gran idea de clasificar los tipos de pieles en una tabla. A esta tabla se le llama, Tabla Clasificatoria de los Fototipos de Fitzpatrick.

La tabla consta de 6 fototipos en los que se meten la piel de todas las razas humanas siendo el Fototipo 1 las pieles más claras y siendo 6 las más oscuras.
Inicialmente se ideó una tabla primaria que sólo contemplaba las distintas pieles blancas. Pero más tarde se amplió completándose con todas ellas.

Fototipo
Acción del sol sobre la piel no protegida
Características
Fototipo I
Quemaduras solares intensas, no se pigmenta nunca, intensa descamación.
Personas de piel clara, ojos claros, pecas. La piel no expuesta es muy blanca.
Fototipo II
Se quema fácil e intensamente, se pigmenta ligeramente y tiene descamación.
Personas de piel clara, pelo rubio y pecas. La piel no expuesta es blanca.
Fototipo III
Se quema poco y se pigmenta.
Suele aparecer este fototipo en personas de raza caucásica, que tienen piel clara.
Fototipo IV
Se quema moderadamente y se pigmenta con facilidad.
Personas de piel morena o amarronada con pelo y ojos oscuros.
Fototipo V
Muy pocas veces se quema, se pigmenta con facilidad.
Personas con la piel morena.
Fototipo VI
No se quema, se pigmenta intensamente.
Raza negra.

Es de suma importancia saber qué tipo de fototipo es nuestra piel para poder adquirir un protector solar adecuado, aunque normalmente no se sabe…

Los SPF también inducen a error, puesto que es una métrica inexacta. En una casa comercia X el spf más alto puede ser SPF 50 y en la casa comercial Y su pantalla más alta puede ser SPF 90+. Lo que no sabemos es que, en cualquiera de ambos casos las dos pantallas son iguales. Lo que falla es la métrica de los laboratorios que le llaman de distinta manera a un mismo producto. Pero de esto ya os hablaré.

Un protector solar se debe comprar teniendo en cuenta el tipo de sol al que nos vamos a exponer y teniendo en cuenta el tipo de fototipo que tenemos. Y en ambos casos la renovación de la crema solar no debe exceder de las 2h. La métrica en el caso de los niños nunca debe ser contemplada como la de los adultos. Debemos pensar que, los niños, tienen una piel que se está formando por lo que la formulación del protector debe estar adaptada a esa piel además del tipo de filtro y por supuesto el tipo de pantalla.

Si multiplicamos el SPF por el tipo de fototipo nos dará como resultado el número de minutos que vamos a tardar en quemarnos. Es decir, si yo que soy un fototipo II me aplico una crema solar de SPF 50 tardare 100 minutos en empezar a quemarme. De ahí la importancia de saber el tipo de filtro y el tipo de fototipo que tenemos.
Pero en cualquier caso, ésta métrica como ya he dicho, no es exacta y deja lagunas sin cubrir. Si nos exponemos a un sol con una incidencia muy fuerte en horas prohibidas la protección solar no va a evitar que la piel se dañe, por lo que es necesario tomar otras medidas que únicamente una protección elevada.

Durante éste mes os iré dando la chapa como otros años sobre la importancia de la protección solar y os hablaré de cada producto que debemos usar en función del individuo y del tipo de sol.

Saluditoos!

Abrir chat