Durante la noche, la piel se regenera y se renueva. Dormir con el maquillaje del mismo día es algo que, si bien nos ha pasado a todas alguna vez, puede causar daños en la piel.

Llevar maquillaje durante las horas de sueño impide la renovación total del cutis y, por tanto, daña la piel. Sus efectos, según diferentes expertos, pueden empezar a notarse desde la primera noche en la que nos acostamos sin desmaquillar y, si lo hiciéramos durante una semana entera, las consecuencias serían muy difíciles de revertir ya que, los efectos de irse a la cama sin limpiar la piel pueden apreciarse entre seis y doce meses después.



1- ACUMULACIÓN DE SUCIEDAD

Las bases de maquillaje suelen ser densas y, al estar todo el día expuestas al exterior, acumulan bacterias, contaminación y ácaros. Este hecho impide la renovación completa en las capas más superficiales de la piel, por lo que ésta no se oxigena debidamente. Además, conlleva que los poros se obstruyan y se formen puntos negros y granitos.

2- LABIOS AGRIETADOS

Dormir con los labios pintados los agrieta y reseca. Lo mejor es que, antes de dormir, exfolies los labios suavemente (sobre todo si el labial que has utilizado durante el día es muy hiperpigmentado). También puedes aplicar un bálsamo labial después de desmaquillarlos, que les devolverá la hidratación.

3- PESTAÑAS MÁS DÉBILES Y DAÑOS OCULARES

La maravilla de las máscaras waterproof que nos salvan de parecer mapaches cuando se nos escapa una lagrimita de nada, es el azote de la salud ocular para aquellas que se acuesten sin quitárselo. Y es que no solo reseca los párpados, sino que también acumula bacterias y hace que las glándulas que se encargan de eliminar las toxinas, se obstruyan. Las consecuencias de esto son, desde una conjuntivitis hasta la aparición de un orzuelo, pasando por la debilitación y fragilidad de las pestañas y la rotura de éstas.


4- ENVEJECIMIENTO PREMATURO

Diversas teorías, afirman que la suciedad que se acumulan en el maquillaje puede ser absorbida por el organismo y, por tanto, generar radicales libres que afectan directamente a las fibras de colágeno y elastina de la piel (encargadas de otorgarle su firmeza y estructura), provocando su envejecimiento prematuro.


5- TONO APAGADO

Una piel que no se oxigena y no se renueva de forma adecuada, no puede ser una piel luminosa. Dormir sin desmaquillarse durante muchos días es una clara causa del tono apagado y la falta de luminosidad en la piel, que necesita respirar para mantenerse joven y vital.



6- ACTIVOS INEFICACES

Da igual que nos apliquemos la mejor crema de noche del mercado o la que tiene lo activos más poderosos. Si no limpiamos adecuadamente la piel, dificultamos la efectividad de los tratamientos.

7- DESHIDRATACIÓN

No retirar el maquillaje ( o no hacerlo de forma adecuada) puede provocar que, a medio plazo, la piel se deshidrate y se vuelva más seca y sensible.

Hace tiempo os hablé de la bacteria DEMODEX FOLLICULORUM. Esta bacteria vive en nuestra piel haciendo un trabajo de «limpieza» ya que se alimenta de capa córnea y suciedad. El demodex se oculta en los folículos de la piel boca abajo durante el día y por la noche se da paseos poniéndose las botas. El problema del demodex es que no tiene aparato excretor, por lo que su cola se va haciendo más y más grande. Cuando existe una mala higiene de la piel la proliferación de estas bacterias empieza a ser dañina para la piel y origina problemas como el acné, rosácea…

Así que, debemos entender que la higiene de la piel es PRIMORDIAL para su correcto estado de salud.

Saluditoos!