La semana pasada amanecimos con un bombardeo masivo de quejas, críticas e indignación hacia el que, muchas de las chicas que pasan la talla 42, consideran el “anticristo”…o en otras palabras…Don Amancio.
Una única foto llenaba líneas y líneas en páginas web y redes sociales (me incluyo).
La instantánea reflejaba dos chicas delgadas vistiendo vaqueros con el título “Love your curves”.
Entiendo el enfado de muchas personas que afirmaban que, esas modelos, carecían de curvas y culpaban a Amancio de hacer apología de la delgadez extrema, de no saber lo que es una curva y un largo etcétera…
Y hasta aquí, entendido.
El problema es que tengo la sensación de que, en esta cruzada Pro-curvas, muchas veces nos convertimos en exclavas de lo que denunciamos, y echamos por tierra la validez de cualquier otro tipo de cuerpo.
Seguro que, si te paras a pensarlo, conoces alguna chica de talla 36-38 que no encuentra un buen vaquero porque tiene cartucheras, culillo respingón,… (y yo tengo más de una amiga/amigo en mente) y también tiene derecho a encontrar un pantalón de precio módico que le encaje en su cuerpo (al menos las 3 primeras horas que se lo pone…hasta que ceda…).

www.proyecto40.com 

Por supuesto que puede parecernos indignante que este caballero gallego llame curvas a un vaquero que llevan dos chicas que no las tienen.
También nos puede parecer fatal que sea la única colección de “jeans” que no ofrece explicación ni un lugar reseñable en la web como ocurre con las demás colecciones y que para verla, haya tenido que utilizar el buscador.
Pero, tú que me lees, buscando el lado optimista, ¿no es un logro que este gran empresario haya decidido utilizar la palabra “curvas” en su campaña?, ¿no crees que puede que se esté viendo “obligado” a ello?
Por otro lado…¿Entiendes ahora por qué no necesita hacer publicidad en televisión y radio?
Muchas gracias por dedicarme un ratito de tu tiempo.

Nos leemos, ¿vale?

Abrir chat