Siempre que invitamos a comer o cenar amigos en casa nos gusta que nos recuerden por esos pequeños detalles que marcan la diferencia, y en nuestro post de hoy queremos ayudarte a que seas el más original, eso sí, no te pases sino luego siempre te tocará…
Es una costumbre, errónea, regalar vino cuando vamos a casa de alguien. Bueno, realmente lo que es erróneo es pensar que lo beberemos en esa ocasión, porque a no ser que sea por acuerdo previo, la persona que prepara la comida en su casa ha debido realizar el maridaje previo de los elementos. Con esto quiero decir que si yo he decidido preparar un pescado al horno y maridarlo con un estupendo blanco y vienes a cenar y me traes un tinto, obviamente no lo voy a utilizar.
Pero de este tipo de obsequios ya os hablaré en alguna otra ocasión.
Hoy en día todos tenemos una vida ajetreada, con poco tiempo para nosotros, por ello te recomiendo que cojas papel y boli y redactes una lista de todo aquello que vas a necesitar, hazlo con tiempo y vete poco a poco preparando la velada.
Debes anotar:
  • El número de comensales. Esto determinará el espacio a utilizar, la cubertería, vajilla,…
  • Debes saber si alguno de ellos requiere algo especial como espacio para silla de bebé, alguna alergia alimentaria o algo que no les gusta.
  • Lista de la compra para el menú que vayas a elaborar.
  • Comprobar que la fecha y hora está libre, no querrás que coincida con un partido, concierto, boda,…
Quizás lo más complicado de todo esto es elaborar un menú a gusto de todos. Te recomendamos platos sencillos, fáciles de emplatar y de sacar a la mesa. Para estas ocasiones, en mi casa utilizamos bastante el horno o las cenas temáticas, tipo hot dog con salchichas de diferentes tipos en el caso de eventos más informales o de amigos con niños.
Sorprende más una cena con varios entrantes de picoteo (que podemos preparar previamente) y un plato principal y un postre, que las típicas cenas de tres platos. Sobre todo porque este tipo de menú te permitirá poder acompañar a los comensales en la mesa y no sólo estar con el delantal en la cocina. Recuerda que las comidas siempre son más copiosas y las cenas más ligeras.
Algo que es tendencia este año es la preparación de un cóctel de bienvenida para recibir a los invitados. Se prepara y se sirve frío, puede ser un vermut, un cóctel o simplemente un gazpacho o una copa de cava. Todo depende de la estación y la hora del evento.

Catando Emociones
Para personas que no tienen tiempo o que no les gusta cocinar, existen opciones como en nuestras Experiencias “A la Carta” de Chef a domicilio en el que un profesional del equipo se desplaza a tu domicilio y elabora por ti ese menú más complicado que no te permitiría acompañar a tus comensales o simplemente que no tienes tiempo de elaborar.
Para decorar la mesa debemos elegir la mantelería, a no ser que sean citas en fechas especiales como Navidad os recomendamos utilizar colores neutros más fáciles de combinar con los detalles como caminos o centros de mesa. Recuerda que puedes alquilar tu vajilla, mesas o sillas para eventos si fuera necesario.
Personalmente me gustan las decoración con flores o toques verdes, fáciles de encontrar en un paseo que nos demos el fin de semana anterior. Dependiendo la estación pueden ser hojas más rojizas o amarillas (otoño) o verdes (primavera/verano). Pero sencillo, que no recargue la mesa.
Deco mesa – www.decoratualma.com
Y ya sólo queda disfrutar, pasarlo bien, relajarte y seguro que todos estarán encantados y deseando volver.

Abrir chat