¡Muy buenas Fitfam!
En los siguientes post me gustaría hablar de enfermedades o patologías relacionadas con este mundo del deporte, la imagen y la salud del que formo parte.
Quiero que nos concienciemos y demos cuenta de la importancia que pueden tener nuestras acciones sobre otras personas.

El simple hecho de dejar de comer algo porque “engorda”o descalificar a alguien por su físico, son acciones que, aparte de ser reprochables, pueden llegar a provocar algún trastorno en personas que lo observen, o lo vivan como el caso de los niños.
Cuando insultamos a alguien llamándole gord@, tonel, o cualquier otra de las lindeces que hay por ahí, no nos damos cuenta de que puede causarle algún trastorno. 

La anorexia, es un trastorno que puede sufrir cualquier persona, aunque suele ser más habitual en mujeres. De cada 100 personas afectadas por esta enfermedad, 90 son mujeres y generalmente, mujeres jóvenes. la mayoría de los casos suelen empezar antes de los 20 años. 
Sufren un miedo incontrolable a subir de peso, y por tanto, sienten un rechazo hacia los alimentos. Puede ir acompañado de ejercicio o dieta de forma excesiva, y suele incluir vómitos provocados. Teniendo una visión distorsionada del propio cuerpo, viéndose gordo, o fuera de peso, cuando realmente, están incluso por debajo de su peso óptimo.

Las causas, no están claras, pero cómo os he comentado el contexto sociocultural y la presión social pueden influir bastante. El cuerpo “modelo” que suele imponerse, o primar en la sociedad no es para nada aconsejable, revistas, vídeos, televisión…
En todos los medios sociales, nos bombardean con cuerpos perfectos, sin imperfecciones, sin pensar que la mayoría están retocados por ordenador, las luces, dietas que hacen previas a la sesión de fotos, etc.
Todo esto, junto con otros factores como puede ser: la propia obesidad del enfermo, muerte de algún ser querido, separación de los padres, e incluso intentar ser muy perfeccionista, problemas alimentarios desde la infancia, o ansiedades.

Todo esto puede llevar al sujeto a no estar contento nunca con su cuerpo, querer estar más y más delgado (a pesar de estar incluso ya por debajo de su peso), quitando los hidratos por miedo a engordar, luego las grasas, las proteínas, e incluso el agua.

El diagnostico es complicado, porque sobre todo el primer paso para poder curarlo, y ayudarle sería que el propio enfermo admita que tiene un problema.
Además, hay una serie de síntomas que pueden inducir a ese diagnostico. Tales como: miedo a aumentar de peso, imagen distorsionada de su físico, cortar los alimentos en trozos muy pequeños, negarse a comer con otras personas, etc.

La familia, es la que más probabilidades tiene de detectar ese problema: si se va al baño según termina de comer, hace deportes a todas horas, a pesar de estar cansado, ocupado, utilización de trampas para evitar la comida, etc.

Así que, habría que estar pendiente, ante cualquier cambio de personalidad, y aparición de estos síntomas. Las mejores medidas de prevención sería la observación, y el prestar mas atención a los hijos, que en la sociedad de hoy en día los tenemos muy olvidados, por culpa de las tecnologías. Como tienen whatsapp, play, nintendo, ordenador… no dan ninguna guerra, y nos quedamos tranquilos…

¡Pues no, amig@s!, buscad tiempo a la semana para pasarlo juntos, hacer algo que os guste, y disfrutar de lo mejor, y lo más barato y a la vez más caro que hay: el tiempo. Porque un período prolongado llevaría a tener una serie de consecuencias en el sujeto, como: pulsaciones cardíacas bajas, amenorreas (en chicas), disminuye masa ósea, anemia, estreñimiento crónico, piel deshidratada, se quiebran las uñas y se pierde cabello, las plantas de los pies y las palmas de las manos se van tornando a color amarillo, etc.

Por último, en cuanto al tratamiento, como cualquier enfermedad, y sobre todo psíquica, el primer paso es admitirlo, que el propio sujeto reconozca que tiene un problema. A partir de ahí, se entraría a mejorar esa malnutrición, volviendo a comer de forma normal, poco a poco, a subir de peso, recuperando hábitos alimenticios correctos. Y a su vez, incidiendo sobre los trastornos psíquicos, también para conseguir una recuperación completa.

En algunos casos graves, cuando se ha perdido mucho peso, o tiene alteración en los signos vitales, o complicaciones psíquicas. La clave para el éxito, estará en la coordinación de todos los implicados: médicos, nutricionistas, psicólogos, y por supuesto la familia.

www.lifeform.es


Nosotros como entrenadores personales, y profesionales de la salud y el deporte, podríamos ayudar en varias fases de la terapia. Cuando el problema está detectado, y está con el tratamiento podemos ayudar, sobre todo en el proceso en el que interesa que aumente de peso, y gane cierta masa muscular perdida por la enfermedad.
Así pues, nuestra intervención se basaría en:
1ª Fase:
  • Trabajo aeróbico intermitente.
  • Trabajo de fortalecimiento muscular.
  • De 3 a 4 semanas.
2ª Fase:
  • Cardiovascular (aeróbico) continuo
  • De 6 a 8 semanas
  • Objetivo: aumento del tamaño o grosor de las fibras musculares.
Y así, con todo el trabajo interdisciplinar conseguir una mejora y una recuperación completa del sujeto. Por tanto, pensad las cosas dos veces antes de decirlas, no faltéis nunca al respeto, y menos por el físico, porque nunca sabemos hasta donde pueden llegar nuestros actos.

Espero os haya gustado y servido, y simplemente promovamos buenos hábitos entre nuestros hijos, tanto de deporte como de alimentación, pero con el objetivo de la SALUD, nunca del objetivo de un cuerpo.

Un abrazo, y recordar cualquier pregunta, sugerencia de temas, o propuestas no dudéis en escribirme y poneros en contacto conmigo, bien por el correo: pt_88@outlook.es o por mi whatsapp 659 42 62 55.
                                                       

“EL FRACASO NO ES LO OPUESTO AL ÉXITO, SINO QUE FORMA PARTE DEL MISMO”.  

Abrir chat