¡Muy buenos días Fitfam! 
Por aquí estamos otro lunes para seguir aprendiendo cositas relacionadas con el mundo del deporte, fitness, la salud y la nutrición. 
Hoy quiero hablaros de algo que todos, en mayor o en menor medida, hemos sufrido o estamos sufriendo…
              ¡Hambre!
 ¡Jaja! ¡no hombre! ¡es broma! Os vengo a hablar de las famosas contracturas ¿Qué son? ¿Por qué se producen? ¿Cómo puedo tratarlas?
Las contracturas son lesiones muy comunes, no sólo en deportistas, sino también en personas sedentarias. Todos estamos expuestos a sufrirlas y padecerlas alguna vez a lo largo de nuestra vida.
Las contracturas son contracciones continuadas e involuntarias de ciertos músculos y las fibras que los componen, las cuales van a provocar ese molesto dolor y van a alterar el funcionamiento normal del mismo, acortando recorrido, flexibilidad, movimiento… Ésta contracción hace que la sangre no acceda a las células musculares, lo que provoca que se acumulen ciertas toxinas y desechos y lo que deriva en ese dolor tan punzante o incluso esa sensación como de “calambre”.
Las más comunes suelen aparecer en la zona cervical, en la zona de la espalda, dorsal y trapecio sobre todo.
Pero…  ¿Por qué se producen?. Se pueden deber a una mala posición, adoptar una mala posición y mantenerla de forma prolongada en el tiempo, o incluso por el estrés de nuestro día a día. Éstas serían las causas comunes en gente sedentaria.
En gente deportista pueden aparecer por un sobreentrenamiento, una fatiga muscular excesiva o realizar una actividad física inapropiada, en cuanto a volumen o intensidad, e incluso por no realizar un correcto calentamiento. Pudiendo aparecer, durante, o después de la actividad física.
No hay que alarmarse porque no es una lesión grave, pero lo que no tiene de grave lo tiene de molesta, porque repercute en las actividades de la vida diaria. Girarse, coger algo, levantarse, hacer un stop en el coche, etc puede suponer un “suplicio” ya que el musculo se mantiene en constante tensión todo el rato.
El primero paso, sería la prevención, para ello sobre todo debemos tener en cuenta mantener una correcta higiene postural, tanto en nuestro día a día, sentados, de pie, etc cómo a la hora de realizar deporte, coger peso…
Sí somos gente deportista (espero que así sea), incluir rutinas de estiramientos, flexibilidad en nuestro plan especifico, sea cual sea nuestro deporte o disciplina, debemos tener un desarrollo de todas las capacidades físicas básicas para así ser mejor en todo.
Para terminar, ¿qué hacer cuando ya tenemos la contractura? ¿Qué podemos hacer para recuperarnos y poder seguir con nuestra práctica deportiva? ¿Cuáles son los pasos a seguir en el tratamiento?, en resumen, ¿cómo las podemos tratar?.

Lo más lógico es alejarse de lo que nos está produciendo la contractura. Si estamos delante del ordenador 9 horas, levántate cada cierto tiempo, cambia de postura, anda cada media hora por la sala, muévete. Si es por algún gesto en concreto corrígelo, domina la técnica, incluye estiramientos, flexibilidad…
2.       Aplícate calor seco en la zona, con un pañuelo caliente o usando almohadas o bolsas eléctricas, que con el efecto analgésico y relajante del calor nos ayudara a calmar ese dolor.
3.       Cómo hemos hablado, las contracturas se originan por falta de riego sanguíneo en la zona, otra ayuda que podemos usar son los contrastes a la hora de ducharnos, intercalar agua caliente y fría en la zona, para estimular esa circulación sanguínea.
4.       Y obviamente el más importante, los masajes, terapias manuales. Acude a un buen profesional, un fisio que estudie tu caso y te ayude a eliminar esas molestias, es el método más eficaz y natural de todos.
Otros te recomendaran antiinflamatorios, pastillas y demás. Yo como no soy muy partidario de todas estas cosas, simplemente te recomiendo lo que creo que mejor te va a funcionar, y no va a tener ningún efecto secundario.
Así pues, aplícate calor, date baños de contrastes, acude a un buen profesional, y verás que esa dolencia desaparece en nada, y puedes volver a tu rutina diaria sin ningún problema. Eso sí, no olvides incluir tus sesiones de flexibilidad, estiramientos, movilidad, con foam roller, pelotas, etc que nos van a ayudar a eliminar todas esas cargas a las que sometemos a nuestro cuerpo, tanto físicas, como mentales.
Recordad que cualquier tema que os pueda interesar no dudéis en pedirlo, y que os podéis poner en contacto conmigo vía web, desde la pestaña de LIFEFORM, o a través de mi teléfono 659 42 62 55. Si queréis seguirme por las redes, en Instagram: coke771.  Y ya en Youtube, abierto el canal, dónde iré subiendo vídeos de todo tipo, alimentación, dieta, entreno, ideas, recetas…
¡Vamos a comernos otra semana! Sonrisa en la boca, y adelante.
“EL ÉXITO NO ES LO OPUESTO AL FRACASO, SINO QUE FORMA PARTE DEL MISMO”. 

Abrir chat