¡Muy buenas! ¿Qué tal el post anterior? ¿Os sirvió? Espero que sí, y que lo compartáis, y poco a poco, nos vayamos haciendo una idea de lo que nuestro cuerpo necesita, para evitar que nadie nos engañe, y no jueguen con nuestra salud.
Hoy os quiero hablar de forma sencilla y clara, para que todos lo entendamos, de una parte importante de la nutrición y los alimentos: los macronutrientes. La primera pregunta es clara y obligada: ¿Qué son? Pues, básicamente son los nutrientes que los alimentos nos van a aportar, en forma de calorías, que a su vez nos darán la energía necesaria para el día a día. Además, son indispensables para el crecimiento, desarrollo, metabolismo y otras muchas funciones importantes para nuestra supervivencia, y buena salud.
Existen tres tipos de macronutrientes:
  1. Carbohidratos, hidratos de carbono o glúcidos.
  2. Proteínas.
  3. Grasas o lípidos.
Antes de desarrollar, y explicar cada uno quiero remarcar que NINGUNO nos va a hacer coger grasa, por el simple hecho de comerlos. Por tanto, una dieta equilibrada, deberá contar con los tres macronutrientes, en mayor o menor medida en función del objetivo, y características del individuo. Pero nunca, se podrá prescindir de ninguno (como norma general), para tener un correcto funcionamiento del metabolismo, no tener ansiedad, y evitar posibles efectos “rebote” tan típicos, posteriores a dietas restrictivas. Así pues, lo que nos hará engordar será el superávit calórico, y no un macronutriente.
  1. Carbohidratos, hidratos de carbono o glúcidos: son sustancias, las cuales están formadas de una simple o varias moléculas de azúcar. Nos permiten usarlos como energía inmediata, es el primer macronutriente que utiliza el cuerpo para obtener energía inmediata. Y aportan 4 kcal por cada gramo.

Los carbohidratos no son malos, las patatas, arroz, pan, bonito, pasta… nos van a aportar buenos macronutrientes. Pero hay que vigilar los hidratos que contengan gran cantidad de azúcares añadidos, como los cereales industriales, galletas… Pero como siempre digo, en la cantidad está el pecado, podemos comer de vez en cuando este tipo de alimentos. Aunque, nunca deben formar parte de nuestro día a día, y menos del de nuestros niños. Que no os engañen, con recomendado por la Asociación Española de Pediatras, o por tal o pascual. Darle de merendar un bollycao, o un bocata de nocilla a nuestro hijo, es malo, y no es lo adecuado, lo diga la Asociación o lo diga Cristiano Ronaldo. Y mil y una meriendas o almuerzos mucho más saludables, desde frutas, hasta frutos secos, bocadillo de jamón serrano, etc.  
  1. Proteínas: nos van a proporcionar los nutrientes, aminoácidos y sustancias necesarias para mantener, reparar y reconstruir los tejidos y fibras musculares, los músculos necesitan de las proteínas para recuperarse. Aportan, al igual que los carbohidratos, 4 kcal por gramo.
Nuestro cuerpo, necesita 22 aminoácidos, los cuales van a ser responsables de la fabricación de las proteínas completas (8 de ellos son esenciales, y el cuerpo no puede producirlos) . Dependiendo de la calidad de los alimentos de sus proteínas, la cantidad de aminoácidos que tengan. Así pues, la proteína animal (lácteos, pescado, huevos, carne) son las que aportan las proteínas completas y de alta calidad, conteniendo todos los aminoácidos que son esenciales y el cuerpo no puede crear. Sin embargo, los vegetales, solo poseen algunos de esos esenciales, por lo que no son proteínas completas, de alto valor biológico. Eso si, si los combinamos, como por ejemplo arroz con legumbres (cereales con legumbres) o con frutos secos podemos completar la proteína, y conseguir esos 8 aminoácidos esenciales.
  1. Grasas o lípidos: de los tres, es el macro nutriente que más aporte calórico, tiene, siendo de 9 kcal por cada gramo. Las grasas no son las responsables de que almacenes grasa, ni engordes, no las elimines nunca de la dieta, pues son de vital importancia, cumpliendo funciones básicas para nuestro cuerpo, y hormonales. Las grasas no te hacen coger peso, como he dicho antes te lo hará el superávit calórico (comer más Kcal de las que necesitas para tu día a día).
Al igual que en las proteínas existen dos tipos de grasas:
a) 

*Insaturadas: son las grasas que solemos llamar “buenas”, nos ayudan a evitar problemas cardiovasculares, aumenta el colesterol bueno, disminuyendo el malo.
            *Poliinsaturadas: omega 3 y 6.
            *Monoinsaturadas. Aceite, frutos secos.
           
          b) 
        
        *Saturadas: se ha demostrado que un ligero consumo de este tipo de grasas es bueno para el organismo, pero viniendo de alimentos animales como carnes, quesos, y no de productos manufacturados, mantequilla, manteca…
Para acabar el post simplemente remarcaré lo que ya he dicho tantas veces, que NINGÚN macronutriente tiene el poder de hacernos almacenar grasa, y que ninguno va a ser el culpable de que aumentemos de peso. Esa “culpa” se la dejaremos a nuestros hábitos, y al superávit calórico diario o semanal.
Y explicaros que aunque hemos visto los alimentos separados por macronutrientes, ningún alimento a excepción del aceite de oliva y alguno más, tienen o poseen un único macronutriente. Sino que son más ricos en unos que en otro, así pues una pechuga de pollo, obviamente está situado en el grupo de las proteínas, pero por cada 100 gramos tendrá 20 gr de proteína, y también tendrá 3-4 gramos de grasa. Los frutos secos, serán predominantes en grasas, pero también contienen hidratos de carbono y proteínas.
Por tanto, hablamos de alimentos que en su información nutricional predomina con diferencia más un macronutriente que otro. Pero rara vez, contendrá solo calorías procedentes de un macronutiente. Espero haberos dejado esto un poco más claro, y ya sabéis, a seguir aprendiendo, viviendo y disfrutando de nuestra vida, que solo hay una.
RECUERDA SIEMPRE QUE EL FRACASO NO ES LO OPUESTO AL ÉXITO, SINO QUE ES PARTE DEL MISMO”.
                                                         
Jorge Hernández Acha.

Abrir chat