¡Muy buenas! Por aquí volvemos otro lunes más, para seguir aprendiendo, y seguir ayudándoos a adaptar este estilo de vida. Porque como os digo siempre, no sirve de nada, hacer dietas restrictivas durante 2 meses, para luego volver a recuperar el peso perdido, e incluso más.
La clave de esto, es adoptarlo como si fuera un estilo de vida, coger nuevos hábitos saludables, tanto en alimentación, como ejercicio; y mantenerlo en el tiempo. Por eso, no me gusta llamarlo dieta, porque la dieta se acaba. Y esto, no acabaría, porque sabríamos lo que necesita nuestro cuerpo, en función de nuestro objetivo, y se lo daríamos, aunque tuviéramos nuestras comidas o caprichos de vez en cuando. Lo importante es, buscar ese equilibrio.
No hay que tener ansiedad o angustia por comer peor por algún motivo o circunstancia, simplemente, mantente activo, disfruta de la comida, intenta que las mayorías de las veces sean cosas saludables, y olvídate del resto.

                                    

Ante todo, sólo tenemos una vida y hay que disfrutarla y sólo tenemos un cuerpo, y hay que cuidarlo, aportándole bien de nutrientes, vitaminas, fibra, etc;
La salud mental también es importante, por tanto, disfruta de tus comidas y tu estilo de vida. 
Antes de cerrar, el capítulo de la dieta hipocalórica, me gustaría daros una serie de motivos, por los cuales la gente no pierde peso. Mucha gente me dice “como sano o menos y no pierdo peso” Pues existen varios motivos que no tenemos en cuenta.
  1. Tendemos a sobrevalorar las calorías quemadas: después de un entrenamiento en ciertas máquinas nos pondrán las calorías que hemos consumido al realizar dicho ejercicio. ¡NO OS FIEÍS DE ESE NÚMERO! Es imposible saber las calorías quemadas simplemente con poneros en la cinta. Hacen falta más datos tales como peso, edad, sexo, frecuencia cardíaca, etc. Mi consejo: si quieres saber con más exactitud el número de calorías quemadas, usa una pulsera de actividad, o un pulsómetro, el cual monitoriza tu frecuencia cardiaca, con tus datos individuales: peso, altura, edad… y sin ser del todo fiable, será mucho más exacta que las de los gimnasios.
  1. Tendemos a infravalorar las calorías consumidas: muchas veces cuando les pido a los clientes que me registren una semana de su dieta, en general, no comen del todo mal, meten carnes, cereales, legumbres, y siempre suele faltar verduras y frutas la verdad, en la mayoría de los casos. Pero, lo que me refiero, es que se “olvidan” o dejan de registrar todas las bebidas, salsas, aderezos, etc.                                                                                                                       ¿Qué quiere decir esto? Pues que estamos consumiendo calorías de más “sin darnos cuenta”, porque las salsas tienen calorías, las bebidas también y por ejemplo, el aceite de oliva que lo usamos para cocinar, echar en ensaladas…es muy calórico, y no se suele tener en cuenta. El aceite de oliva, es un súper alimento, pero cuando llevamos el control de macronutrientes, y calorías hay que tener en cuenta, que aporta gran cantidad de calorías. Y no podemos hacer, como hacen muchos, de usarlo como si no tuviera calorías, o fuese agua, porque no va a subir mucho el número de calorías diarias.
  1. Nos“premiamos” demasiado”: este punto va acorde en parte como el número 1. Terminamos el entrenamiento y salimos cansado y con orgullo de que hemos trabajado muy bien y, ¿qué narices? ¡ME LO HE GANADO!. Y normalmente, lo que te has ganado es una cerveza, una palmera, un donuts… NUNCA nos ganamos un kiwi, o un plátano… estamos metiendo casi lo que hemos quemado en el gimnasio y al sumar el cómputo general d calorías, no vamos a conseguir estar en déficit.
Consejo: al no ser que surjan cumpleaños, o algún evento entre semana, céntrate en tu estilo de vida, acorde a tus calorías, macronutrientes… porque entre semana vas a hacer todas las comidas en tu casa y es más fácil ceñirse al “Plan”. Déjate UNA comida, preferiblemente, el sábado, que normalmente es la noche más social de la semana, en la cena, para disfrutar de lo que más te apetezca. 
Espero que os sirvan estos consejos para adquirir un estilo de vida saludable. Recordad, que podeís poneros en contacto conmigo por whatsapp 659 52 62 55 o por la pestaña de LIFEFORM. Tanto para empezar a conseguir tus objetivos, como para comentarme cualquier duda, sugerencia de algún tema, etc. 
Un abrazo muy fuerte, y seguimos mejorando.
“EL FRACASO NO ES LO OPUESTO AL ÉXITO, SINO QUE FORMA PARTE DEL MISMO”.

                      
                                                      

Abrir chat