MI amigo Manolo es un tipo sencillo, aunque cuando veas una foto suya puede parecerte que viene de la gran manzana.
Tiene un gran talento para esto del calzado y, aunque el precio de sus joyas es elevado, sus modelos circulan por los zapateros de las más pintadas y son objeto de deseo de muchas de las que no podemos permitirnos una caja fuerte para guardarlos…o la seguridad de Prosegur cuando los saquemos a pasear.
A mí me gusta considerarlo mi amigo, porque conozco sus orígenes, sus andanzas, sus inspiraciones y sus icónicos modelos, como si de uno de mis mejores amigos se tratara.
De momento no te voy a dar su apellido…que no es ni García ni Moreno. Sólo te voy a enseñar una fotografía de un clásico y vas a saber, al instante, de quién te estoy hablando:

Así es, los Marijane, de Manolo… Las emblemáticas Merceditas de
#MANOLO BLAHNIK
Éste ilustre técnico del calzado, como a él le gusta que le llamen, nacido en Tenerife y archimundialmente conocido, comenzó con su profesión en su pueblo.
Sus padres decidieron que debía obtener sendas titulaciones en derecho internacional y Literatura y, por ello, vivió y estudió en Suiza.
Cuando terminó, viajó a París, a estudiar Bellas artes en la Escuela del Louvre.
Finalmente, se instaló en Londres y comenzó a compaginar su trabajo como dependiente y la escritura para Vogue L´Uomo Italia.
Fue en un viaje a New York dónde conoció a la entonces editora de Vogue USA, Diana Vreeland, quien le impulsó a dedicarse por entero al mundo del calzado.
Que mi también amiga Carrie Bradshaw (Sarah J. Parker para los de casa) es una fanática de su trabajo, no es nada nuevo. Todos conocemos la cantidad de joyas que guardaba Carrie en su minúsculo apartamento, y el dineral que se debe ganar escribiendo una columna semanal para Vogue…

¿Te acuerdas de sus Manolo´s de compromiso? Yo te los refresco:

Este modelo en concreto se ha visto “reinventado” por muchísimas casas de calzado, en un afán por suplir nuestras ansias de Manolo´s.
Para mí, uno de los modelos más bonitos y especiales, es la Sandalia CLIMATIDA.

Otro modelo que me causó verdadero impacto y amor del bueno, fue de la colección FW14-15:

Y, de este verano, me quedo con:
Ahora que, cada vez que pienso en Manolo, me planteo si, en el momento de la verdad, de verme en una de sus tiendas,
¿Compraría uno de los clásicos? O, por el contrario,
¿Elegiría un modelo especial y diferente?

Como diría la Vecina rubia: #meestoyhaciendoilusionesymeestanquedandopreciosas
Si quieres seguir mis andanzas, no tienes más que asomarte por instagram @luchy8
Muchas gracias por dedicarme este ratito de tu tiempo.
Nos leemos, ¿vale?

Luchy