Un negocio que se renueva y está en constante movimiento es un negocio sano. No es que se tenga suerte, que puede que un poco también, pero la clave está en el jaleo y en la actividad continúa. Lo que diría uno de mis ídolos Stephen R.Covey,  «hay que ser proactivo».

Y resulta que en este camino tan largo de la vida te encuentras con gente que tiene esta virtud. La virtud de visualizar, de crear y en definitiva de soñar. Porque, ¿qué haríamos sin sueños?, ¿a dónde llegaríamos?. Es importante previsualizar en la mente lo que uno quiere con el máximo cuidado y con todos los detalles posibles porque se corre el riesgo de lograrlo.

Me contaba Bianca que dejó un tiempo su blog apartado para poner en marcha su nuevo proyecto personal. Llegado un momento en su vida en el que necesitaba un cambio, soñó con una nueva meta y se lanzó a la piscina. Porque no señores, las cosas no llegan sin ton ni son, las cosas se luchan con uñas y dientes mientras disfrutas del camino. Y de repente ha pasado un año. Y como ella es una tía genial pues decide poner su tienda patas arriba para celebrarlo. Una celebración que durará más que una boda gitana, una semana entera de celebraciones por las que pasará mucha gente. Entre ellas, jóvenes diseñadores que sienten el abrazo amigo de Bianca y ese apoyo que todos necesitamos cuando empezamos pero que no es fácil encontrar.

Por nuestra parte, tuvimos el honor de poder impartir una master class de maquillaje basada en las dudas que el público final tiene a la hora de maquillarse. Las asistentes preguntaban mientras trabajábamos sobre el rostro de tres modelos voluntarias y encantadoras, usando las últimas tendencias de color que vienen para esta primavera 2019. Personalmente lo disfruté mucho. El ambiente fue genial y el público de ¡10!. La acogida fue estupenda y el agradecimiento de la gente me dejó bastante sorprendida.

Pero una no es nadie sin la gente que le sigue. En este caso mi compa Andrea López fue el apoyo que necesitaba. Ella siempre pendiente de que todo el mundo estuviera cómodo y solucionaba las dudas de aquellas más tímidas que no se atrevían a preguntar en alto o que se encontraban en las zonas más alejadas para que yo pudiera escucharlas.

En definitiva, pasamos una velada estupenda rodeada de gente maravillosa. Me sentiré francamente agradecida a todas las asistentes, a Andrea y por supuesto a Bianca por darme la oportunidad y dejarme formar parte de su primer año de vida. También a su señor marido Oscar Robres por el aguante y apoyo.

Os dejo el programa de actividades que Bianca ha preparado para estos días y al que os invito a ir.

agenda febrero 19b (2)