Vivimos en la era de la información, donde podemos encontrar todo lo que nos propongamos con un simple click! Sin embargo, a veces parece que estemos tan borrachos de información que estamos confundidos.

Cada vez, nos importa más el consumo de elementos naturales tanto en cosmética como en alimentación, en los tejidos con los que nos vestimos, etc.
Pero… ¿realmente sabemos lo qué es natural y de dónde viene?
Entiendo esta preocupación porque a mi también me importa muchísimo. Y considero que soy bastante escrupulosa a la hora de elegir las firmas cosméticas con las que trabajar. 
No sé, si alguna vez, os habéis parado a pensar en que cada vez son más las personas que tienen problemas de sensibilidad en la piel como dermatitis, supuestas alergias solares, hiperactividad al tacto y un largo etc de problemas epiteliales de los que no sabemos muy bien el origen.
El uso de cosméticos inadecuados es en muchos casos ese origen.

En este post quiero hablar del auge de los cosméticos de origen mineral. Diferenciar algunos ingredientes y saber qué nos proporcionan a la piel. Y saber si eso natural, que nos venden, realmente es bueno o no. 
Los componentes más habituales en cosmética, son los formulados a base de aceites minerales por su bajo coste y por carecer de olor y color.
 ¿Y es esto realmente tan natural como pensamos?
Si en la etiqueta de tus cosméticos pone cosas como, petrolatum, vaselina, mineral oil, silicone quaternium, methylsilanol, parafina líquida, cera microcristalina (…) estás aplicandote aceites minerales.

La mayoría de estos aceites minerales son derivados del petróleo. Se consideran los aceites refinados más puros pero, esos procesos químicos a los que están sometidos, hacen que no cumplan los requisitos de naturales que queremos tener…
Un aceite mineral por sí sólo no tiene propiedades reparadoras en la piel. Su única función es hacer una capa impermeable en la capa más superficial de la piel para perder hidratación.
Por consecuencia, si abusamos en exceso de este tipo de cosméticos la piel se vuelve vaga y deja de hidratarse por sí sola. Así que si tienes la piel seca será mejor que nos los utilices y tampoco si sudas demasiado puesto que la capacidad oclusiva del aceite puede hacer que no elimines bien el sudor y producir dermatitis.
El problema oclusivo puede producir comedones en la piel porque los poros se bloquean.

Pero todo esto de los aceites minerales no se deben confundir con la cosmética mineral.
Los minerales influyen en el metabolismo del organismo y tienen un claro beneficio en la regeneración de la piel.
Sin embargo, el cuerpo humano es incapaz de producirlos y necesita un aporte externo específico para cada situación. Este es el concepto novedoso del tratamiento PURE MINERALS de ARTDECO que os quiero presentar. Es una línea nueva de texturas delicadas sin agentes químicos perjudiciales para el organismo. Es una innovación para la piel puesto que le aplicamos minerales seleccionados para contrarrestar las deficiencias de la piel y evitar los problemas derivados de estas como el envejecimiento prematuro, dermatitis, flacidez, falta de vitalidad, exceso de grasa y un largo etcétera.

Algunos de los minerales son implicados en esta línea son:

EXTRACTO DE ROCA VOLCÁNICA: Extraído del agua de Tahiti consiste en una combinación de arena volcánica pulverizada y agua de la laguna de Raiatea. Contiene minerales que revitalizan la piel tirante y cansada.

POTASIO: El Potasio es un elemento esencial para el cuerpo humano. Regula el nivel de agua en la piel y la mantiene tersa.

CALCIO: En la piel, es un elemento clave en la formación de colágeno es decir, que mantiene la piel firme y elástica. Calma el picor y el enrojecimiento y favorece el equilibrio natural de la piel.

SILICIO: Atrapa la hidratación, lo que asegura una piel rellena, firme, elástica. Además, el agua retenida por las moléculas de sílice transporta nutrientes para las células y su funcionamiento óptimo.

SULFURO: Este mineral de color ámbar, acelera la regeneración de los tejidos y estimula la neoformación de colágeno en las capas profundas de la piel.

ZINC: El Zinc cura la piel de manera natural, alivia las irritaciones, calma las rojeces, regula la producción de sebo y combate los radicales libres que inhiben los procesos curativos. Es el mineral más importante para las pieles con problemas.

MAGNESIO: Tersa y refuerza la piel con sus propiedades calmantes y equilibrantes. Es un gran captador de agua, eliminando cualquier sensación de tirantez causada por deshidratación.

KAOLIN: El Kaolin (arcilla blanca) desintoxica la piel y deja una sensación de tersura incomparable. Se trata de uno de los minerales más puros y es imprescindible en los tratamientos para la piel sensible.

RUBI: Esta piedra preciosa de color rojo tiene propiedades rejuvenecedoras, ya que una vez micro pulverizada llena las reservas de la piel de energía.

AMATISTA: Este cuarzo de color Lila tiene efectos positivos sobre el tejido conectivo y sobre la capacidad de retener la humedad dentro de la piel.

TURMALINA: Esta piedra rosada revitaliza la piel recuperando la luminosidad perdida con los años.

HEMATITA: Esta piedra semi-preciosa tiene un color gris metalizado que simboliza el dinamismo. Se trata de una piedra muy rica en hierro y magnesio lo que le confiere propiedades tonificantes y rejuvenecedoras.

HIERRO: La falta de Hierro se refleja claramente en la piel que se vuelve pálida y flácida. Un aporte suficiente se traduce en un tono rosado y lleno de salud.

CUARZO BLANCO: El cuarzo transparente es excepcionalmente rico en silicio, que juega un papel importante en el rejuvencimiento cutáneo.

RODOCROSITA: La Rodocrosita estimula las células para que produzcan mayor cantidad de elastina y colágeno para asi mantener la piel firme.

Considero que las amantes de lo natural van a adorar esta línea que también está disponible en nuestra tienda on-line:
www.hermosillaesteticistastheshop.com

Saluditoos!

Abrir chat