Como ya os vengo contado en los últimos post, la técnica de radiofrecuencia es una de las tecnologías que hemos incorporado este año en el salón de belleza. Aunque es una tecnología famosa para muchos, aún hay gente que no la conoce o que tiene dudas en saber cómo funciona y en qué consiste.

La radiofrecuencia es una diatermia, un calor interno, que se aplica en las capas más profundas de la piel. Tiene dos tipos de aplicaciones, para reafirmar – estimulando los fibroblastos a que creen colágeno y elastina – y como agente lipolítico – disolución de grasas.

Los adipocitos son las células grasas situadas en la hipodermis y que cuando engordan modifican el aspecto de la piel y la silueta, alterando también la circulación de la zona de los sistemas linfático y sanguíneo.

Las subidas y bajadas repentinas de peso, la alimentación inadecuada, vida sedentaria y hábitos tóxicos, son ingredientes idóneos para que haya problemas celulíticos, estrías o problemas de reafirmación.

La Radiofrecuencia es una tecnología fundamental para tratar el resultado que provocan todos estos problemas, ayudándonos a otorgar a la piel un aspecto mucho más tonificado y muchos beneficios para la piel derivados de la técnica.

Pero ¿Cuáles son esos beneficios?

Mediante el calor, la radiofrecuencia corporal desprende los tejidos adiposos de las membranas celulares haciendo que mejore el drenaje linfático, eliminando así toxinas que se encuentran acumuladas en esas zonas problemáticas y fluidificando las grasas haciendo que la celulitis desaparezca.

Como hemos dicho antes, los sistemas circulatorios linfáticos y sanguíneos volverán a tener un caudal más libre y por tanto todos los tejidos que “bañan” estarán más oxigenados y sanos. Además, cuando hacemos tratamientos de bajada de peso y afinar los contornos, siempre se recomienda la cura en casa de cosméticos reafirmantes o anticelulíticos. Cuando el sistema circulatorio está libre de obstáculos, los beneficios de los productos cosméticos serán mayores.
En la aplicación de la radiofrecuencia, rápidamente podremos ver también que la piel está mucho más tonificada. Se debe a la estimulación del colágeno subyacente, por lo que el efecto lifting es inmediato.

¿Cuántas sesiones necesitaremos?

Ésta es la clásica pregunta cuando realizamos cualquier tratamiento. Dependiendo del perfil necesitaremos entre 6 -12 sesiones de media cuando hablamos de tratamientos corporales. En faciales seguramente no hagan falta mucho más de 6. Pero en cualquier caso, dependerá de la zona a tratar, del estado de la piel y de los resultados que queramos conseguir.

Se ofertan bonos con 6 ó 12 sesiones de Radiofrecuencia. En los programas corporales se suelen combinar con otras tecnologías como la cavitación y la vacumterapia para que los resultados sean mejores.

Contraindicaciones

La Radiofrecuencia es un servicio muy seguro. Aún así, siempre hay contraindicaciones a tener en cuenta:

  • No se puede aplicar en mujeres embarazadas o lactantes.
  • Personas con implantes, marcapasos o prótesis metálicas.
  • En pieles que no estén sanas. (eccemas, psoriasis…).
  • Personas con problemas en el sistema circulatorio como varices, flebitis, arterioesclerosis.
  • Enfermedades como VIH, diabetes, cirrosis…

Si además se está tratando con algún tratamiento médico es mejor consultar antes al especialista y disipar las dudas.

Saluditoos!

Centro de preferencias de privacidad

Necessary

Advertising

Analytics

Other