Si hace unos post os hablaba del sol y la gran importancia de protegerse, hoy quiero destacar la súper importancia que tienen, y no se la damos, a los aftersun.


Después de tomar el sol, cuando llegamos a casa de las piscina, la playa o incluso la montaña, seguro que notamos la piel mucho más seca y tirante y desde luego mucho más sensibilizada.
El culpable de todo esto es la radiación solar que engrosa la capa córnea, la deshidrata y la estresa.

Los aftersun son productos cosméticos formulados para aliviar todos estos efectos que el sol produce por una exposición prolongada o excesiva. Su función es vital ya que la rehidratan y contribuyen a restablecer que el manto hidrolipídico vuelva a estar equilibrado y así se mantenga el nivel correcto de humedad en la piel.
La falta de esta humedad haría que la piel se engrosara más y por tanto al tacto no fuese agradable y desapareciera la agradable sensación de suavidad que una piel sana tiene y desde luego otros muchos problemas como el envejecimiento prematuro de la capa epidérmica.
Además, como ya os comenté en el post sobre el sol, el astro rey no sólo tiene rayos ultravioleta (UVA,UVB,UVC). Los rayos infrarrojos son los que aportan el calor del sol. Cuando hay una exposición solar y sentimos calor, las Células de Langerhans que residen en los epitelios escamosos estratificados acuden a calmar la piel ante el estrés del calor que produce en las células para evitar el envejecimiento oxidativo de la piel.

Como en muchas cosas en la vida, en vez de prevenir, nos lamentamos después de no haber sido consecuentes.
Normalmente la gente se aplica el aftersun una vez que ya se han quemado siendo esto un ¡gran error!. 


Si la piel ha comenzado a broncearse, aunque sea levemente, ya ha sufrido agresión. Recordemos que, la secreción de melanina es la causa de que un melanocito ha recibido la suficiente radiación solar como para afectarle y segrega melanina para proteger la piel ante una quemadura en la piel que, si no se retira en un corto periodo de tiempo, acabara por quemarse. Es cierto que dependerá del tipo de fototipo que tengamos de piel y la capacidad de broncear de ésta, pero la información en la célula ya se ha recibido.
Para que la maquinaria del melanocito se ponga en marcha, necesitamos solamente 20 minutos de exposición solar. Con eso es más que suficiente para broncearse. El resto es un maltrato brutal a la piel innecesario…

Otra ventaja de aplicarse un aftersun es que ayudan a que el bronceado dure más porque mantiene la piel más sana. 
Incorporal sustancias calmantes y anti inflamatorias.

Pero si llegado el momento no hemos podido evitar el eritema solar es mejor aplicar aftersuns específicos para pieles quemadas.
Hay que mantener la piel limpia y fresca evitando el sol en unos días y dejarse de usar remedios caseros o aplicarse cosméticos grasos como vaselinas o aceites porque entaponan el poro y no dejaran que la piel transpire con el calor que las quemaduras producen.
La leche SOS  de Institut Esthderm ayuda a reparar la piel después del eritema solar.

¡ Os animo a que cuidéis de vuestra piel como si fuera oro, porque… LO ES!

Especialmente reclamamos cuidado con los niños ya que, si no les protegemos ahora y se queman las consecuencias de estos abusos las tendrán cuando sean adultos. No olvidemos aquello de que la piel tiene memoria.
Descubre la sección de nuestros aftersuns de Institut Esthederm en nuestra tienda online. Si tienes dudas sobre cuál adquirir recuerda que somos profesionales y podemos ayudarte.

Abrir chat