En plena temporada de bodas, el maquillaje de novias es uno de los servicios más solicitados en nuestro gabinete de estética.

El maquillaje es la carta de presentación después del vestido.

Depende de él, que se te vea a ti misma o a una persona desconocida. Resulta imprescindible saber llevarlo y reconocerte en él.

Mi papel como maquilladora es conocerte y escucharte y saber qué es lo que necesitas. Crear un maquillaje adaptado a ti que lleve tu sello personal aunque no te maquilles habitualmente.

Pero además debe ser un maquillaje creado especialmente para los audiovisuales.

Hay dos elementos clave para el recuerdo que son la fotografía y el vídeo.

Y  se van a llevar una parte importante de tu presupuesto. Mi recomendación es que no escatimes en esto.

Un buen banquete será el recuerdo de tus invitados.

Pero un buen fotógrafo y videógrafo que sepan captar los mejores momentos si quitarle realidad, será el tuyo, el vuestro.

Así que, nuestro papel como maquilladoras es crucial. Además de complementar el look total de la novia, debemos adaptar la técnica a esos dos elementos. Y además saber cómo trabajan los profesionales que hayas escogido para ello, para poder adaptarnos a su forma de trabajar, a su manera de interpretar la luz, etc y que todo salga bien.

Y la aerografía junto con un conocimiento exhaustivo de colorimetría y luz es imprescindible para que la fórmula salga perfecta.

¿ Qué es el aerógrafo?
El equipo está compuesto por un compresor, una manguera y una pistola donde se coloca el maquillaje.

Este maquillaje está formulado con pigmentos especiales con base de silicona.

Formulado en moléculas muy finas que al pulverizar sobre la piel ofrece un acabado suave, con una textura muy difuminada como la porcelana.

Esta técnica se creó para las pantallas HD de cine y televisión. La alta definición hace que cosas y en este caso las pieles se vean en Alta Definición,  haciendo obsoletas las técnicas de maquillaje convencionales.

También se usa, por supuesto, en fotografía y tiene una durabilidad mucho mayor y un alto grado de impermeabilidad. Es por esto el motivo principal por el que se recomienda usar a las novias.

Su textura es muy agradable, reduce la sensación de tirantez que en algunas ocasiones pueden aportar los maquillajes tradicionales.

El aerógrafo además es muy higiénico. Al ser un producto pulverizado no entra en ningún momento en contacto con la piel. Así que puede usarte servicio tras servicio sin riesgos.

También tiene una gran ventaja que siempre interesa en las novias, y es el tiempo. La aplicación de ésta técnica es muy rápida, ofrece mucha precisión, durabilidad y una textura de apariencia muy fina y a falta de una palabra mejor PERFECTA.

El acabado es súper natural y no precisa retoques posteriores.

¡Ah! ¡También es apto para los novios!